Beatles por siempre: a 50 años del último show siguen dando sorpresas

beatles

Giles Martin, el hijo del genial productor George Martin, cuenta cómo preserva el legado musical más grande del siglo XX, días antes del estreno de un nuevo documental y de una nueva reedición de material en vivo.

Aquí, allá y en todas partes. A cincuenta años de su último show, los Beatles siguen siendo la banda más popular del planeta y cada nuevo disco, película, documental, obra de teatro, musical o libro que aparece en escena mantiene en vilo a millones de fans alrededor del mundo. Anteayer sucedió otra vez con la edición de una remezcla ampliada del álbum The Beatles Live at The Hollywood Bowl (editado originalmente en 1977), que llega para acompañar el documental sobre los años en que la banda construyó su mito arriba de los escenarios y que se estrenará el próximo viernes: Eight Days A Week – The Touring Years, con dirección de Ron Howard. Mientras tanto, Love, el espectáculo del Cirque du Soleil en torno a la música de los Beatles acaba de cumplir una década en la cartelera de Las Vegas con más de 8 millones de entradas vendidas, una serie de Netflix para niños, Beatbugs, devuelve las canciones de los cuatro de Liverpool a la pantalla chica con una idea original y cientos de libros se publican a diario y en todos los idiomas intentando darle una vuelta más a su mágica y misteriosa obra.

En los últimos diez años, partiendo del estreno del ambicioso Love que presentó por primera vez como una sociedad unida a Paul McCartney y Ringo Starr con las viudas Yoko Ono y Olivia Harrison (“las dos chicas son Beatles”, le dijo McCartney a la revista Rolling Stone en su último número), la marca Beatles se ha mantenido en constante movimiento: se editó el disco del espectáculo del Cirque du Soleil (en el que se incluyeron distintas mezclas y varios mash ups de sus temas), se remasterizó digitalmente toda la discografía de la banda por primera vez (en mono y en estereo), se lanzó el videojuego The Beatles: Rock Band, se editó el segundo volumen de Live at the BBC, se restauró toda su videografía y se editó por primera vez en DVD con una nueva mezcla Dolby 5.1, se puso a disposición de los servicios de streaming a todo el catálogo Beatles y, en estos días, se suman el álbum que compila canciones de los shows en el legendario anfiteatro de Los Angeles entre 1964 y 1965 y el documental de Howard sobre sus años de gira.

Detrás de todos estos lanzamientos existe un solo nombre que se repite y no se trata de un Beatle: Giles Martin, el hijo del productor George Martin, responsable del sonido Beatles 2.0 y, para muchos, el custodio del legado musical más importante del siglo XX. “No soy el custodio de nada, ya que la música es tan buena que no me necesita. Me veo más como alguien que trabaja con los Beatles y trata de ser completamente honesto para que su música siga siendo tan verdadera. La música de los Beatles se debe disfrutar, no ser custodiada”, dice el mismo Giles del otro lado de la línea telefónica, desde Londres, a horas nomás de la edición remasterizada de Live at The Hollywood Bowl.

Giles Martin comenzó seriamente su relación con los Beatles en los primeros años de la década del 90 cuando, todavía estudiante, su padre le pidió que lo asistiera como un segundo par de oídos durante las sesiones de trabajo para la serie de discos The Beatles Anthology. “Cuando yo era un adolescente, en los años 80, los Beatles no me interesaban demasiado, era algo que pertenecía al universo de mi padre. Y por otra parte, no estaban bien vistos y, aunque parezca extraño, a mi padre se le hizo difícil trabajar en esos años porque estaba muy vinculado a ellos. En Inglaterra, los Beatles son más populares ahora que en los años 80. No era divertido para mí en esa época. Yo nací el día del cumpleaños de John Lennon, en 1969, y mi padre siempre me contaba que estaban en Abbey Road y John le dijo: “Oh, Dios, nació el día de mi cumpleaños, ya sabés en la horrible clase de persona que se va a convertir cuando sea grande”.

DOCUMENTAL: EIGHT DAYS A WEEK – THE TOURING YEARS

El film que se estrenará en el Primer Mundo el próximo viernes se centra en los años en que la banda actuaba sin detenerse, construyendo su propio mito y en el momento más álgido de la beatlemanía. Además de entrevistas a todos los involucrados en aquellos años, el film incluye imágenes restauradas de conciertos de la banda entre 1962 y 1966.

Deja un comentario