Cementerio de barcos: Así son hoy en día los raves en Francia desde que se prohibieron

Fotografía de: Anxova
Fotografía de: Anxova


 


La gente frente a los altavoces, no frente al DJ.

Rompiendo los moldes se consiguen experiencias únicas en lugares que nadie habría llegado a imaginar. Así actúan algunos colectivos como los que llenaron esta rave de la bretaña francesa en un cementerio de barcos.

Somos conocedores del arte francés de hacer raves en lugares sorprendentes –de hecho ya os hablamos de la famosa edición del Teknival francés en un aeródromo abandonado de la Segunda Guerra Mundial– pero uno nunca deja de sorprenderse con las imágenes que recibe de eventos como el que hoy os vamos a relatar.

Se trata de una sencilla cuestión de envidia, basta con ver las capturas en cuestión y surgen inmediatamente las ganas de estar allí y haber vivido el amanecer de una rave en un paraje como el cementerio de barcos de Lenester, muy cerca de Lorient (región de la bretaña francesa). Resulta que el pasado sábado 23 de abril, dos colectivos franceses (1D’Cibel y la grosella espinosa) organizaron una rave en este increíble lugar. La previsión era de unas 500 personas pero en el mejor momento de la noche se llegaron a contar unas 1.500. Los 20KW de sonido instalados sonaron durante 17 horas seguidas hasta el mediodía del domingo, momento en el cual aún permanecían 400 fieles (foto).

Desde que el gobierno francés levantó la mano con las raves, la conciliación entre las dos partes parece haber encontrado un punto en común y los colectivos se han comprometido a permitir la vigilancia de los cuerpos de seguridad y a dejar el lugar tal cual lo encontraron con batidas de voluntarios.

Noticias así demuestran la posible convivencia con este tipo de eventos, demonizados desde sus inicios por los gobiernos europeos. Francia se muestra como un ejemplo a seguir con acciones como la que quieren llevar a cabo en su próxima Frenchtek (que arranca mañana mismo) donde pretenden demostrar,  siempre de una manera pacífica y festiva, su capacidad de autogestión y de “impacto cero”.

rave_lanester_2016_2

Deja un comentario