o

¿Cuál es el sabor de la música electrónica?, El menú de la casa sabe a electrónica

Géneros_Sabor_Front-618x304



Las texturas no solo se tocan, también se escuchan y se saborean. Por eso hemos querido plasmar algunos de los estilos más representativos dentro de la electrónica a través de un menú degustación de lo más entretenido y jugoso. Ahora, en vez de bailárselo, ¡toca comérselo!

La música y la gastronomía, aunque generalmente por separado, siempre nos han acompañado desde que el hombre es hombre. La cultura sonora y culinaria han ido desarrollado su respectivos campos hasta llegar a lo que todos conocemos, probamos y escuchamos hoy. Y aunque no sería la primera vez que la música y la gastronomía se ven fusionadas, nosotros hemos querido inspirar sabores a través de sonidos.

Para ello, la elección culinaria del chef Jaime Plumé Aranda nos introduce directamente en una experiencia de sabores que además suenan como nunca. Nos presenta los estilos HOUSE, TECH HOUSE, TECHNO, TRANCE, ELECTRO HOUSE y MINIMAL inspirados en seis platos de alta cocina. Papel y lápiz para los más atrevidos ante los fogones. Atentos al menú de la casa.

Aperitivo – House:
Ostras, caviar, gelatina y helado

Un estilo fresco y en muchas ocasiones elegido para preparar la cabina durante las primeras horas de la noche. Ideal como aperitivo, el elegido para abrir boca. Verde, naranja, rosa, negro, blanco y plata. Todo vale en este plato para vestir el elemento principal: la ostra. ¿Sabíais que el cultivo de ostras es un trabajo duro que requiere una dedicación diaria para obtener los mejores resultados? En el mundo de la producción también pueden hablar de trabajo duro todos aquellos artistas que en alguna ocasión se hayan propuesto crear un house divertido a la vez que sólido. De esos que consiguen sacarnos una legítima sonrisa. ¿Quién dijo que el house era aburrido?

Ostras, caviar, gelatina y helado




Entrante – Tech house:
Ensalada de sandia y melón a la plancha, mozarella y verduras crujientes

Ante el reto de cocinar sabores encontramos combinaciones tan apetecibles como la de nuestro entrante. El gusto dulce del melón y la sandia, que podrían recordar a los beats más optimistas del house, se combina con las texturas crujientes de las verduras, consiguiendo subir un par de puntos los bpm al más puro estilo tech house. En definitiva, un sonido más electrónico que el house clásico y menos contundente que el techno puro. Ideal como entrante para toda una jornada de baile.

Ensalada de sandia y melón a la plancha, mozarella y verduras crujientes




Primer plato – Techno:
Tartar de gamba roja y caqui con migas y granizado de granada

Y llegó la hora. Tiempo de primer plato y copa de vino de blanco. Tiempo de dar paso al estilo que más sabe de bombo y profundidad. El color negro del plato de presentación nos permite apreciar detalladamente cada uno de los elementos que dan forma y sabor a nuestro primero. La propia condensación en la forma del tartar nos recuerda a la firmeza del techno, siempre acompañada de pequeños motivos y rebotes sonoros que consiguen hacer especial a un tema, como las migas  y el granizado de granada en esta versión gastronómica.

Tartar de gamba roja y caqui con migas y granizado de granada




Segundo plato – Trance:
Presa ibérica con langostinos crema de zanahoria y crujientes ibéricos

¿Alguien dijo trance? Nuestro chef dice presa ibérica con langostinos crema de zanahoria y crujientes ibéricos como representación de uno de los estilos que más géneros aflora. Acid trance, progressive trance, psycho trance o euro trance son algunas de las variantes hacia las que ha evolucionado uno de los estilos más seguidos a nivel mundial. Los patrones hipnóticos, repetitivos y arpegiados habituales en el primer trance de corte analógico y espacial han ido dejando paso a melodías y líneas de bajo. Sin duda, un estilo con la fuerza de la presa ibérica y toques de color como el naranja de la zanahoria o el verde del espárrago como los que tenemos en este segundo. Acompañado a su vez de una presentación que podría estar inspirada en los peculiares atuendos, carpas y escenarios que caracterizan a los eventos donde el trance juega el papel protagonista. Fuerza y farándula para nuestro plato trance.

Presa ibérica con langostinos crema de zanahoria y crujientes ibéricos




Postre a elegir – Electro house:
Choco piña en texturas

Llegó la hora de reducir los bpm y disfrutar de un incitante y dulce postre. Las texturas en sí nos permiten disfrutar de un mismo producto y hacer que parezca siempre distinto. Así lo vemos en esta combinación de chocolate con piña diferente en todas sus formas. Y si al principio de nuestro menú comenzábamos con un poco de house, ¿por qué no acabar con algo de electro dentro del género? Recordemos que este estilo ha cautivado – y continúa haciéndolo- a millones de jóvenes en los últimos años. Como si de una irresistible pieza de chocolate se tratase. Directo al paladar de una gran masa que disfruta de un sonido característico por sus prominentes y zumbantes líneas de bajo aunque siempre diferentes, como las texturas de nuestro postre.

Choco piña en texturas




Postre a elegir – Mínimal:
Panna cotta de frutos rojos y helado de dulce de leche isomalt

Un estilo donde la expresión “menos es más” se respira como principio primero tenía que representar este último plato. Sin duda, una pequeña obra de arte culinaria que alimenta más que el paladar. La panna cotta de frutos rojos se posiciona como el esqueleto natural del plato donde el embellecimiento es introducido a través de pequeñas variaciones de color y sabores como el dulce de leche isomalt, este último es un edulcorante dietético que caracteriza la pastelería de vanguardia.

Panna cotta de frutos rojos y helado de dulce de leche isomalt




Minimal en un postre. ¡Menuda combinación!

facebook-like
banner hype mexico web2